sábado, 4 de mayo de 2013

Una Historia real para reflexionar


Hace muchos años en un lugar llamado Israel, vivió un hombre que transformo y trastorno el mundo de tal forma que la historia se partió en dos, ese hombre se llamo Jesús y era más que un hombre, era el Hijo de Dios, su historia ha traspasado el tiempo. La siguiente es una historia de las tantas de la vida de Jesús, solo que esta tiene matices diferentes, déjenme decirles porque a continuación:
Se acercaban las festividades en Israel, en el aire se percibía el ambiente a fiesta por todos lados, el olor de los sacrificios llenaba el aire, el bullicio de las canciones se escuchaban por doquier, los ambulantes ofrecían a viva voz su mercancía y el lugar estaba abarrotado de personas, fue en ese momento en que Jesús apareció con sus doce discípulos en Jerusalén. Todos seguían al Maestro y tenían la mente puesta en lo que El decía, todos excepto uno de ellos.

A Judas llamado el Iscariote se le habían caído los planes, él pensaba que Jesús conquistaría el imperio Romano por la fuerza y que obtendría beneficios en el proceso, pero sus planes se le vinieron abajo cuando Jesús empezó a hablar acerca de morir, en realidad los otros discípulos pensaban al principio algo parecido, pero a lo largo de los tres años de ministerio su corazón fue cambiado, pero el de Judas no, pues él seguía pensando en su conveniencia, es por ello que en el camino a Israel había ideado un plan, este consistía en ofrecer a Jesús al mejor postor y apenas piso Jerusalén puso en marcha su maléfico plan.

Se separo del grupo y se fue donde los líderes religiosos quienes estaban celosos de Jesús y querían matarlo, peor a la vez tenían miedo de las personas así que no sabían que hacer así que Judas llego en el momento indicado, los líderes religiosos se pusieron tan felices que hasta le ofrecieron dinero, y el trato fue sellado con un apretón de manos, luego de ello Judas salió sigilosamente para no ser visto y se unió de nuevo a Jesús y sus discípulos.

Luego de que le traidor se uniera al grupo otra vez, fueron hacia un cuarto en donde celebrarían la Ultima Cena con Jesús,  mientras estaban allí reunidos Jesús les dijo que estaba muy feliz de poder estar en ese momento con ellos pues había anhelado ese momento, después hizo algo extraño, tomo un balde con agua, se saco la túnica y se amarro una toalla a la cintura y empezó a lavarle los pies a sus discípulos.

Después de ello cuando estaban todos en la mesa otra vez Jesús les dijo que lo que había hecho era para que ellos siguieran su ejemplo, fue en ese momento que Judas se escabullo y salió para cumplir con lo que había pactado con los líderes religiosos Judíos.

Jesús entonces tomo el pan y lo dio partió y lo dio a sus discípulos y les dijo que eso era símbolo de su cuerpo que iba a ser destrozado por nuestros pecados y que debíamos hacer eso en memoria de Él, luego tomo la copa y les dijo que eso era símbolo de su sangre que iba a ser vertida para rescate de muchos y que debían de hacerlo en su memoria.

Luego de eso salieron y en el camino iban cantando Salmos y alabando al Señor.

Ahora la historia posterior a este relato nos cuenta que Judas efectivamente llego a entregar Jesús y que luego de ello no pudo mas con el remordimiento y termino ahorcándose y cayendo de un árbol, mientras que los otros discípulos continuaron creyendo en Jesús hasta el final de sus días e incluso la mayoría de ellos murieron como mártires dando su vida por el Maestro quien pacientemente les había enseñado y guiado durante  tres largos años y quien les dejo su Santo Espíritu para que este con ellos a lo largo de su camino terrenal.

¿Ahora bien, a quien te quieres parecer?, a Judas el traidor o a los discípulos quienes a pesar de sus fallas supieron levantarse y seguir adelante dejándolo todo por Jesús. Estan solo en ti decidir.